Poesía

 

HUÉTOR TÁJAR
A mis amigos del Colegio Padre Manjón de Huétor Tájar

Érase que se era…
Érase un lugar,
que tenía una campana
que nos hacía soñar.
Y érase la risa,
y érase la luz
bajando por torrenteras
y por valles de hortalizas
sembrados de esparragueras.

Y érase que se era:
que a lo lejos la montañas
querían mirarse en el río,
pero no sabían en cual.
¿Será su espejo el Genil?,
que sí, que no.
¿Será su espejo el Cacín?,
que no, que sí.
¡Ay! Que será donde me lleve
el viejo ferrocarril
que se duerme en la memoria,
de color verde y azul.

Mi corazón se ha subido
en su vagón infantil,
caminito de un colegio…
¡De un colegio musical!

Ayes Tortosa Primavera-2013